47.41 F
Rhode Island
octubre 25, 2020
El Dinamico Latino
Ciencia

Opciones para una cena de Nochebuena saludable

La Nochebuena es la ocasión del año en la que la familia se reúne en torno a la mesa a degustar verdaderas delicias.

Esta noche se espera con muchas ganas, pues se sirven preparaciones deliciosas, sin embargo, muchos de estos platillos suelen ser copiosos y se consumen de manera abundante.

Ilonka Inoa, Coordinadora de Nutrición de los Centros de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), dice que la Navidad es la época del año en la cual se hace frecuente compartir en familia y se realizan actividades.

“Son las fiestas en las que más estamos expuestos a mesas con diversidad de delicias. Qué pasaría si proponemos una Navidad más saludable y con algunos cambios en las opciones de platos en nuestras mesas. Todo puede ser posible”, señala Inoa.

Destaca que en esta época de tanta abundancia alimenticia se puede tener un equilibrio y darse caprichos especiales.

Al fin y al cabo, son días para celebrar y disfrutar, pero eso no quiere decir que se pueda sobrepasar sin control.

La propuesta no es cambiar el menú tradicional de esta época, pero si es posible realizar estos platos de una manera saludable e integrar algunas opciones más ligeras y menos calóricas.

Esta recomendación y el control en las cantidades ayudarán a no lamentarse demasiado.

Opciones saludables y diferentes para la noche del 24

Inoa ofrece algunas recetas para sorprender a sus invitados con opciones diferentes y saludables:

Ensaladas:

Ensalada de pollo

Ingredientes:
Una pechuga o dos muslos.
10-12 tomatitos tipo cherry de colores variados.
1/2 taza de cranberrys.
1 cucharada pequeña de cúrcuma.
¼ taza almendras en lascas.
¼ taza pepinillos en cuadritos.
1 yogur natural sin azúcar o requesón.
1 cucharadita de mostaza.
1 cucharadita de miel.
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
Pimienta negra y sal.

Preparación:
Trocear el pollo, retirando el hueso si tuviera, picarlo muy fino. Lavar los tomates y cortarlos por la mitad o en cuartos. Añadir todos los ingredientes a la fuente y mezclar bien. Para el aliño, batir el yogur o requesón escurrido con la mostaza, la miel, aceite al gusto y sal y pimienta.

Ensalada de orzo
Ingredientes:
½ libra de orzo cocido con laurel.
Aceite de oliva y sal.
½ libra queso feta.
2 tazas de tomates cherrys.
¼ taza de cranberrys.

Pesto de cilantro
½ rama de cilantro,
½ taza de almendras,
1 cucharada de aceite de oliva y sal (ponerlo en el procesador o licuadora)
Aceitunas.

Preparación:
Cocer el orzo (al dente), dejar enfriar y mezclar con los tomates y cranberrys. Preparar el pesto, picar en trozos pequeños el queso y mezclar con los ingredientes anteriores.
Aguacates rellenos:
Ingredientes:
Aguacates no demasiado grandes.
Camarones.
Queso feta o ricota (elegir la opción de preferencia).
Zumo de limón.
Piña.
Yogur natural.
Un chorrito de brandy o whisky (opcional),
Salsa de tomates naturales.

Preparación:
Abrir los aguacates por la mitad retirar el hueso y sacar la carne, rociar con un poco de zumo de limón. Pelar los camarones y mezclar con los aguacates y el queso.

Picar también la piña y mezclar todo. Preparar aparte una especie de salsa rosa más ligera mezclando yogur natural, un chorrito de brandy o whisky (opcional), tabasco (opcional) y salsa de tomate naturales. Combinar con los demás ingredientes.

Dejar la masa del aguacate al momento de servir porque son los que más se oxidan rápidamente.

Opciones de carnes

La doctora explica que en las opciones de carnes, las menos aconsejables son el cordero y el pato porque contienen mucha grasa. El pavo, el pollo o el solomillo de cerdo son cortes más magros y muy ricos en proteínas.

Lo recomendable es controlar las raciones y escoger técnicas de preparación sanas, sin añadir calorías de más. Por ejemplo, el pollo o pavo asado es una buena y rica opción, siempre que no se le añada grasa y le retire la piel.

Cómo controlar lo que comes

Estas medidas te ayudarán a controlar lo que consumes en esta temporada.
-Cuidado con los aperitivos antes de los platos principales. En las fiestas se peca de consumir demasiados entrantes y “snacks” que suman calorías vacías.

-Controle el tamaño de las raciones y la cantidad de platos del menú. Se suele caer en el error de pasarse con la comida y al final siempre sobra.

-A los que son débiles con los postres, ingerirlos con control y nada de tenerlos siempre a mano.

-El alcohol es otro peligro con el que podemos pasarnos sin darnos cuenta. Si es posible, en las comidas, beber agua, aunque sea acompañando la copa de vino.

Fuente: El Día

Leave a Comment